fbpx
emprendedor exitoso

7 hábitos que todo emprendedor exitoso debe tener

Ideas para negocios las hay por montones y los emprendedores dispuestos a convertir una de ellas en un proyecto factible también, pero para que una idea se vuelva realidad hace falta mucho más que la emoción inicial y las ganas de ponerse manos a la obra.

Porque por más encomiables que sean las intenciones para formar una empresa, las estadísticas indican que son más las que fracasan durante su primer año que las que logran mantenerse en pie.

Y es algo que ocurre desde el famoso Silicon Valley donde 90% de las Startup fracasan, según datos de la revista Fortune, un dato que se extiende a muchos lugares del mundo, incluyendo a Latinoamérica.

Por eso, tú, emprendedor, que has decidido ponerte manos a la obra o que ya has establecido tu empresa, debes cultivar los siguientes hábitos para mejorar tu rendimiento como líder del proyecto y conducir a tu empresa por el camino del éxito.

Objetivos cortos en plazos cortos

Muchos emprendedores cometen el error de establecer metas vagas a plazos demasiado largos o indefinidos, desear que tu empresa sea la número uno en su ramo es una visión excelente para mantenerte inspirado pero si es lo único que está en tu plan de acción será realmente muy difícil, sino improbable, el poder lograrlo.

Lo correcto es definir objetivos realistas que puedan ser cumplidos en un determinado espacio de tiempo como: “conseguir 20 nuevos clientes en dos semanas”, “establecer un presupuesto para diseñar la página web de la empresa” o “realizar una lista de proveedores y elegir el que tenga los mejores precios”.

Aprender de los errores

Como dice Richard Branson, Fundador del grupo Virgin:“Fracasar puede proporcionar lecciones invaluable y cometer errores y experimentar retrocesos es parte del ADN de cada empresario exitoso”

Analizar las causas que llevaron a tu empresa a tener un mal mes de ventas o un descenso en la calidad de un servicio prestado, o cual fuere la falla, es un hábito que debes desarrollar de forma obligatoria para aprender y no volver a cometer los mismos errores en el futuro.

Aliarse con las personas indicadas

Y es un aspecto que va desde que comienza tu empresa hasta que logra establecerse como un negocio rentable, el hábito de aliarse con las personas correctas quiere decir evaluar los puntos fuertes y débiles de  los sujetos con los cuales vas a tener algún tipo de relación empresarial, desde empleados a proveedores.

Se trata de tener un buen criterio a la hora de elegir, puedes tener un buen amigo interesado en unirse a tu propuesta, pero si por experiencias anteriores sabes que es poco profesional, lo ideal es contratar a alguien más calificado.

Adaptarse a los cambios

En el mundo de los negocios los cambios están a la orden del día, empresas grandes y de larga historia como Colgate-Palmolive, General Electric o Ford, no han llegado a ser lo que son hoy en día si no hubieran sabido enfrentarse a los cambios que han visto a lo largo de los años y sacado provecho de ellos para su crecimiento.

A veces, adaptarse al cambio no significa esperar a que estos lleguen, sino estar al tanto de las tendencias que surgen en el mercado para que puedas implementarlos en tu negocio como la aparición de un nuevo producto o de un nuevo método de pago.

Tener las necesidades del cliente como prioridad

Lo que motiva a un emprendedor suele ser una idea y una necesidad imperiosa de ponerse manos a la obra, pero la emoción inicial nunca debe hacer perder de vista al más importante de todo el proceso de negocios: el cliente.

Un producto o servicio será innovador o hasta revolucionario en la medida en la que cubra las necesidades y gustos de los consumidores, de esta manera no tendrás que buscar clientes, los clientes te buscaran a ti.

Cuidar tu red de contactos

El NetWorking, como se le conoce a la práctica de mantener  y aumentar los contactos comerciales, es un hábito más que recomendable de desarrollar para construir relaciones profesionales a largo plazo que garanticen un beneficio tanto para la empresa como para el otro.

Con una red de contactos bien nutrida a la que puedas recurrir obtendrás, además de nuevas oportunidades de negocio,  recomendaciones sobre tus productos o servicios,  aumentar el número de clientes, conocer nuevos proveedores o empresas con las que puedas aliarte o sencillamente algo de publicidad extra.

Mantener una identidad propia

El nombre, un buen logo y un slogan son elementos importantes para diferenciar a tu marca, pero mucho más importante es la cultura que promuevas dentro y fuera de tu empresa.

Como te perciben los clientes, que trato les das antes y después de venderles un producto, como atiendas sus inquietudes, que tan identificados se sienten los empleados con la empresa, son algunos de los factores que dirán mucho más de cualquier compañía que un aviso publicitario.

Establece una cultura organizacional, mantente fiel a los valores que caracterizan a tu empresa y extiéndela a ti, a tus empleados y al servicio al cliente.

asesoría de marca

 

Stratum Agency

Somos una agencia creativa integral. Enfocamos nuestros esfuerzos en crear, gestionar e impulsar marcas desde sus cimientos.
Stratum Agency

Contenido Seleccionado

No Comments

Deja un comentario